lunes, 21 de febrero de 2011

Porque las alegrías repentinas, como las penas, confunden al principio.





7 comentarios:

  1. Y si nos ha pasado.... Todo bien, es pregunta. No tengo acentos, ni e~ne y menos signos de interrogacion. Te extrano. Infinito, siempre y bien. Bella semana.

    ResponderEliminar
  2. lo que es amargo al principio, es dulce al final

    :)

    besos

    Ed

    ResponderEliminar
  3. ...Y cuando razonamos lo felices que nos sentimos, hemos de darnos cuenta que la frescura de lo repentino ya se perdió. Por suerte se aprende (no sin contratiempos) a valorar lo que a uno le hace bien.

    Saludos y lindo blog :).
    Jack, de "Mientras duerma la osa".

    ResponderEliminar
  4. Todo principio es de incertidumbre.

    :)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Gracias a todos por sus comentarios tan valiosos.

    =)

    ResponderEliminar

¡Exprésate!